Formación para el empleo

 Las cosas, nos guste o no, son como son y no como nos gustaría que fuesen. Por ejemplo, la treintaiseisava Reforma Laboral es un indicador de la imprescindible competitividad en el mundo laboral. Ante esta situación ¿qué hacer?. Muy sencillo, formarse. Es aquello de Darwin: los más adaptables.

Es una obviedad que nuestro proceso formativo no acaba cuando dejamos la escuela. Lo que pasa es que, a veces, las obviedades, por obvias, se obvian. Se olvidan. Hablamos de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la propia Reforma Laboral habla de la Formación, hay acciones del Estado y los agentes sociales en pro de la formación para el empleo

El derecho a la educación tiene en la formación profesional una vertiente de significación individual y social creciente. La cualificación profesional que proporciona esta formación sirve tanto a los fines de la elevación y nivel de la calidad de vida de las personas como a los de la cohesión económica y social y del fomento del empleo

Y tú, te has plantado dónde quedas en todo ésto. ¿Qué papel juegas y qué papel vas a jugar? ¿Qué prefieres, prevenir o curar? Tu decides.

La IMAGEN es una caricatura de Darwin en Wikipedia.
Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s