Foco y dosificador, dos herramientas para la productividad

dosificador - foco“Lo bueno si breve, dos veces bueno”, por tanto, seremos breves.

A  veces nos liamos buscando herramientas mágicas que nos tienen que solucionar la vida; varitas milagrosas para mejorar nuestra productividad.

Si una imagen vale más que mil palabras quédate con dos imágenes:

1. Un foco, como los del cine, para iluminar tu objetivo, tu destino, el lugar hacia donde te diriges.

2. Un dosificador, como los del jabón de manos, para tomar cada vez la dosis necesaria que te dará la fuerza para llegar a tu destino.

Poner el foco es fijarse un objetivo y seguirlo sin distraerse. Dosificar es administrar los recursos necesarios -y disponibles- para conseguir de forma eficiente alcanzar el objetivo.

Por si acaso, una imagen más. La del corredor de fondo, la vida es una carrera de fondo, que fija la mirada en el horizonte donde está la meta y dosifica sus esfuerzos para llegar, manteniendo su ritmo y acelerando cuando es necesario. No gana el que sale el primero, sino el que mantiene un ritmo constante y dispone de fuerzas cuando las necesita.

Las fotos son de Google.
Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s