Coaching

Mi primer contacto con el coaching fue a través de Ruben Turienzo. Supermegainteresante; un antes y un después. Trabajamos, sobre todo, cómo puede el coaching mejorar las organizaciones. Después profundicé el en coaching personal con Javier Muñoz, una persona que te contagia su entusiasmo. Ahora me estoy formando con el maestro Joan Devecchi, un monstruo (en el buen sentido 😉

La coachingdemia me ha llevado al escepticismo, como te conté aquí aunque Mariano, mi socio, me ha ayudado más de una vez a centrarme usando técnicas de coaching.

Cuando cayó en mis manos “Lexicoach“, el manual de Joan Devecchi, me atrapó. No es un manual al uso; es una caja de herramientas. Me pareció interesante, lo devoré pero…. se quedó ahí. Ahora, en sus clases, lo estoy somatizando. Claro ejemplo de que el aprendizaje, con un sherpa, es más rápido y eficiente. Otro día hablaremos de los sherpas del aprendizaje.

Bueno, todo esto simplemente para comentarte que el coaching puede ser un recurso para tu eficiencia personal y también para tu bienestar. Sólo hay un pero: el compañero o compañera de viaje. Debes seleccionar muy bien quien te acompañará en ese proceso.

Anuncios

Foco y dosificador, dos herramientas para la productividad

dosificador - foco“Lo bueno si breve, dos veces bueno”, por tanto, seremos breves.

A  veces nos liamos buscando herramientas mágicas que nos tienen que solucionar la vida; varitas milagrosas para mejorar nuestra productividad.

Si una imagen vale más que mil palabras quédate con dos imágenes:

1. Un foco, como los del cine, para iluminar tu objetivo, tu destino, el lugar hacia donde te diriges.

2. Un dosificador, como los del jabón de manos, para tomar cada vez la dosis necesaria que te dará la fuerza para llegar a tu destino.

Poner el foco es fijarse un objetivo y seguirlo sin distraerse. Dosificar es administrar los recursos necesarios -y disponibles- para conseguir de forma eficiente alcanzar el objetivo.

Por si acaso, una imagen más. La del corredor de fondo, la vida es una carrera de fondo, que fija la mirada en el horizonte donde está la meta y dosifica sus esfuerzos para llegar, manteniendo su ritmo y acelerando cuando es necesario. No gana el que sale el primero, sino el que mantiene un ritmo constante y dispone de fuerzas cuando las necesita.

Las fotos son de Google.

Pedagogía de Empresa

Hay médicos de empresa, abogados de empresa, asesores de empresas; también pedagogos de empresa, pero camuflados. Hay poca bibliografía sobre pedagogía y empresa, diluida en el océano de los recursos humanos.

La llamada “formación para el empleo” es un mundo, un mundo en el que los pedagogos podemos aportar mucho potencial. Educación formal, no formal e informal son los ámbitos naturales de la pedagogía pero da la impresión de que solo somos conscientes de ello -y con matices (psicología, psicopedagogía, sociología incluso,…)- en la educación formal.

El pedagogo tiene un papel más o menos definido en la administración pública -mayoritariamente en el sistema educativo básico- pero en la empresa privada su papel queda muy diluido.

Sobre ello vamos a hablar en una mesa redonda en la UIB el próximo 14 de noviembre a las 19.00 h. en la UIB (Guillem Cifre de Colonya):¿Qué hacen y que podrían hacer los pedagogos en las empresas?

Seguiremos informando 😉

Paco (se salta el) Muro

Paco Muro

Las comidas del Foro de RRHH IB son oasis de neuronas que oxigenan el cerebro de l@s asistentes ejerciendo sobre ellos una acción energizante para sus mentes inquietas. Diríamos que son SPAs de la palabra. Toma ya !!

En esta ocasión, el chorro corrió a cargo de Paco Muro, presidente ejecutivo de Otto Walter.

Supe de él en #Encamina2013 y me interesó su manera desenfadada de exponer ideas y conceptos:

  • “El problema es que el que es un burro no sabe que es un burro”
  • “El que no se pasa de cañero se pasa de paternalista”

Éstas son dos de sus perlas, que tuiteé. Vindicó y reivindicó el oficio de “jefe”; también el “orgullo” de serlo. Y clamó por la formación de los jefes, por la internacionalización, por mirar más allá de “la salida del pueblo”… Por no confundir la caja con la tesorería…

El epílogo de su charla podría ser muy bién su tweet de ayer domingo:

Y digo que Paco salta el muro porque además nos regaló un libro: “El arte de la imprudencia profesional” que ya te comentaré otro día porque sólo he tenido tiempo de hojeralo. Parece interesante. Gracias, Paco.

Paco salta el muro y nos invita a saltarlo con él: dosis de optimismo y adrenalina sería, para mi, el resultado de su amena charla.

No puedo acabar sin agradecer a “la organización” su esfuerzo para hacer un impecable encuentro. Sí, organización en cursiva y entre comillas porque es difícil personalizar en el Foro: es una organización atípica; algo así como un gran nodo horizontal y abierto, propio del siglo XXII.

Me arriesgaré en personalizar la organización en Lilian Goberna (a quien debo “una crónica” 😉 que miraba de reojo la lista de asistentes confirmados mientras conversábamos sobre herramientas digitales y los camareros empezaban a servir una exquisita comida en el hotel Costa Azul.

Personalizar también en el poeta Antonio Pita que fue, según me contaron, quien perpetró el acto.

Y no podemos acabar sin hablar de Gloria de Luna [de link imposible 😦 ], alma del hotel Costa Azul, un hotel que es “la mar de poesía”, un lugar donde el huésped cuenta, pero eso te lo contaré otro día 😉 Bueno, una pista [ @pildominguez, te pillé 😛 ]

Coaching, aloe vera y coachingdemia.

rafa goberna

Rafa Goberna nos encandiló el pasado jueves desmitificando el coaching, en el ciclo de conferencias abiertas del Curso Superior de Coaching (Devecchi/Dskonsulting).

Denunció el uso y el abuso del concepto y la jeta de algunos coach formados en cursos de un solo fin de semana, definiendo a un fontanero como coach de bienestar doméstico… al tiempo que reivindicaba la normalidad del coaching como sistema, método, proceso de crecimiento y desarrollo personal.

Encontró similitudes entre el coaching y el aloe vera (ambos sirven para muchas cosas) y evocó un panorama pandémico, la coachingdemia, término que, dijo, tomaba prestado de Francesc Beltri.

Y aquí podía haber acabado la conferencia: nos había situado ante la realidad del coaching desde la ironía. Empezó por lo que estaba mal para poner luego negro sobre blanco: el coaching tiene muchas posibilidades, más allá de ser más o menos cool. Me fijé más cuando hablaba de aprendizaje… 🙂

Partió de una premisa interesante: el coaching da “permiso social” para establecer procesos de mejora. Es importante: aceptamos que podemos mejorar; de eso va el aprendizaje. Después nos dice que aprender es cambiar, que si no hay aprendizaje no hay cambio; aprender es duro porque supone desaprender, lo que antes te funcionaba ahora lo tienes que dejar de hacer. Esta última idea es importantisima para el cambio de época, que no época de cambios, que nos ha tocado vivir. El cambio, la turbulencia, la inestabilidad es la nueva normalidad. Hay que asumirlo y prepararse para ello. Ya lo dice Rafa: si el entorno fuera estable no haría  falta aprender.

Ah, y si te interesa el coaching recuerda  que el curso tendrá una nueva edición después del verano….

Avanzar a lomos de dromedarios….

camellos

Esta mañana he estado, una vez más, en un desayuno de la Cámara, via Dskonsulting y, esta vez, también Lilian Goberna. La ponencia, una vez más, interesante; aquí la crónica oficial.

De lo mucho interesante que nos ha contado Alejandro Szilágyi, me quedo con una obviedad que, a menudo, por obvia, olvidamos: hay que dar un paso atrás para tomar impulso. Fíjate en los lomos de dromedario -o camello- del gráfico: así se asciende.

La evolución no es linealmente ascendente sino que cada cambio supone una adaptación, una incertidumbre, una dificultad… una implementación. Es decir, reducimos velocidad para después poder ir más rápido. Y añado yo: no pararse a pensar, no pararse a reflexionar, no pararse a afiliar el hacha; en definitiva, a echar gasolina puede implicar que no lleguemos a nuestro destino.

Así pues, toma impulso si quieres llegar más lejos 😉

Manifiesto Crowd

manifiesto_crowdAquí tienes una lectura para el fin de semana. Algunas perlas:

  • Los mercados son relaciones.
  • La inteligencia colectiva no depende de las inteligencias individuales de cada uno de los componentes del grupo.
  • Cuando se trata a un grupo como una masa no se extrae inteligencia de su acción, solo obviedad estadística.
  • Ser permeables para dejar que el futuro se cuele entre las paredes del presente.
  • Confrontando realidades duras en una sociedad líquida, las empresas deben ser viscosas para sobrevivir y adaptarse.
  • Conectividad empresarial no es unir puntos, ni tejer redes… es establecer relaciones para pensar, desarrollar y comercializar conjuntamente.
  • La empresa debe ser una plataforma para construir un ecosistema del que nazcan las oportunidades.
  • La empresa crowd transforma el conocimiento colectivo en relaciones, organización y negocio.
  • La RSE es el pasado, negocio e implicación social son ya dos partes inseparables de una misma estrategia.
  • La empresa crowd transforma la competividad en competencia y la rivalidad en cooperación.
  • La empresa crowd está abierta al mundo entero.
  • En un mundo en cambio continuo la innovación continua es una necesidad de supervivencia y no ya una opción más para las empresas.
  • La razón de ser de una empresa hoy es la innovación orgánica y continua en que participan agentes internos y externos.
  • Para poder innovar hay que tolerar el fracaso.
  • Fracasar es apenas encontrar soluciones que no sirven, todavía.
  • Quienes no fracasan en sus búsquedas innovadoras no se han atrevido lo suficiente.
  • Para una empresa, la mejor prueba de su voluntad innovadora es su capacidad de recompensar fracasos audaces.
  • Una marca efectiva debe incorporar a su narrativa las relaciones emocionales con y las voces de los stakeholders.
  • La gobernanza de un ecosistema complejo de stakeholders debe ser la preocupación principal de cualquier organización.
  • La complejidad actual no se puede controlar con planificación pero se puede gobernar diseñando las infraestructuras relacionales.
  • Los usuarios buscan servicios y experiencias personalizables más que productos.
  • El usuario es ya un co-diseñador. Necesitamos interfaces que lo faciliten ofreciendo solo la complejidad significativa.
  • Transformación global: espacios (coworking), metodologías (design thinking), innovación (crowdcreating) y financiación (crowdfunfing).
  • En la sociedad crowd, la cultura del uso sustituye a la cultura de la posesión.
  • El procomún es una forma de relación, gestión y gobernanza y por tanto requiere de reglas. No tiene en si mismo ideología, pero no es neutro.
  • La financiación colectiva aporta compromisos, talento y motivación, además de dinero.
  • Los knowmads son los artesanos del siglo XXI: generan conocimiento, crean entorno y desarrollan procesos.
  • Solo es posible aprender (e innovar) desde la acción y la experimentación. Aprender es emprender y emprender es aprender.
  • Comunidades y redes cumplen con funciones de soporte social abandonas por las instituciones.
  • Las comunidades contemporáneas son de práctica, electivas, temporales y múltiples.