Lean, Agile, Six Sigma.

fotos_cubiertosSiempre he pensado que las cosas pueden hacerse mejor.. con método. Decía Picasso que la inspiración mejor te pille trabajando y, desde luego, las casualidades existen; también a unos pocos les toca la lotería. Dejando pues de lado la serendipia, optamos por la transpiración para conseguir resultados.

Ayer estuve en una charla sobre Lean, Agile y Six Sigma a cargo de Luis Manuel García Suárez en Nidus 39. Tres descubrimientos: un tío interesante, un espacio interesante y un público interesante. Charla amena que me permitió refrescar conceptos y conocer otros enfoques y un espacio que no conocía y que pueda ser un recurso cuando necesitemos un punto físico de encuentro.

Ya sabes que no soy partidario de pontificar sobre obviedades. Un poco de turismo en Google sobre estos conceptos te dará pistas interesantes. Te lo recomiendo. Fíjate especialmente en las herramientas que puedes usar para enfocar mejor tus objetivos y optimizar tu trabajo.

¿Para qué me interesa a mi todo esto? Pues mira, a las organizaciones, a los procesos, incluso a las personas, quitar lo que sobra (Lean) no viene mal; mejorar la interacción con el cliente interno y el cliente externo (Agile) nos permitirá trabajar rápido y bien y mejorar los procesos (Six Sigma) nos evitará muchos problemas. Eso a grandes rasgos, brochazos. Si quieres punta fina, hablamos 😉

P.S.: Si has llegado hasta ahí te preguntarás, bueno y a qué viene la foto de los cubiertos en el lavavajillas. Fue un buen ejemplo que puso Luis para presentar el Lean como una actitud. Colocar ordenadamente los cubiertos en el lavavajillas nos ahorrará mucho tiempo después al colocarlos (cucharas con cucharas, tenedores con tenedores,…). Eso sucede cuando mimetizas tu vida persona y tu vida profesional aunque he visto que hay toda una ciencia de cómo colocar las cosas en el lavavajillas 😛
Anuncios

Ponte por las nubes

¿A qué huelen las nubes? Pues… ¡¡ A futuro !!

Ya no se entiende un dispositivo sin conexión a Internet. Cierto que, a veces puede ser difícil tener conexión pero la pregunta ya no es ¿cuando te conectas? sino ¿cuando te desconectas?. Recuerdo la anécdota de una niña pequeña que le dijo a su padre que un ordenador estaba roto: no tenia conexión 🙂

Cloud Computing es la palabra que se puso de moda hace unos años… Traducción: tus datos, los datos están en “un lugar” y lo importante es que tu puedas acceder a ellos desde cualquier dispositivo. Ya habíamos hablado de esto aquí.

Para mi las ventajas superan a los inconvenientes: no tienes que hacer copias de seguridad, no tienes que actualizar el software y, sobre todo, todo está en cualquier ordenador, en tu móvil, en tu tablet…   En definitiva, el software, que es lo que te aporta valor, es un servicio.

La próxima semana hablaremos de redes (sociales).

#Mamading: ¡Aquí se juega! #Magaluf #PuntaBallena

Ríos de tinta ha hecho correr un video viralizado en whatsapp. No hablaré de moral, cada uno con la suya y aquí la frontera es la ley. Posturas encontradas, puntos de vista diferentes, llamadas a la acción: nuevo modelo turístico, persecución de determinadas prácticas, etc.

Sinceramente, algunas reacciones me recuerdan la famosa escena de Casablanca cuando nos descubren que ¡aquí se juega!:

Renault: ¡Salgan inmediatamente!
Rick: ¿Con qué derecho me cierra usted el local?
Renault: ¡Es un escándalo! ¡He descubierto que aquí se juega!
Croupier: Sus ganancias, señor.
Renault: Muchas gracias. ¡Todo el mundo fuera!

Basta poner en Google “Punta Ballena” para ver que la cosa no es de ahora. ¿Hay que reconvertir Punta Ballena? No lo sé, al menos sí que valdrá la pena estudiarlo:

  1. ¿De cuantos puestos de trabajo estamos hablando?
  2. ¿A cuantos hoteles, bares y otros servicios complementarios afectaría la medida?
  3. ¿Los podemos reconvertir? ¿En qué? ¿Están de acuerdo sus propietarios?

Con estas respuestas, y quizá algunas más, podremos tomar #DecisionesInformadas.

[Editado: 14/07/14 a las 15:06 Recibo “un privado” que me comenta que José Carlos Llop ayer hizo esta misma comparación:“¡Me acabo de enterar de que aquí se juega…!”. Mientras pronuncia la frase, pasa un empleado y le entrega en mano su comisión del día. Tengo la impresión de que llevamos unos días poniendo cara de Claude Rains al cerrar el casino de la trastienda del bar de Rick”. Evidentemente él escribe mejor 🙂

Reset

Sí, es cierto, llevaba mucho tiempo -demasiado- sin aparecer por aquí. Ya sabes: “ley de la presencia inversa” (a mayor vida analógica menor vida digital y viceversa). Vivo en una montaña rusa y no me disgusta: muchos proyectos, muchas ilusiones, mucho trabajo para las 24 horas de un día…

Levantar una empresa, a veces pienso que la estamos levantando “a peso”, no es fácil. Suerte de tener un socio. Son muchos frentes, aunque sean para un hombre orquesta. Una empresa es poliédrica y todos sus prismas son importantes: producto, gestión, venta y, por supuesto, cobro… sin olvidar la innovación y el reciclaje que son la clave.

Periódicamente hay que afilar el hacha y ahora, en verano, cuando muchas cosas se ralentizan y otras cambian,  puede ser un buen momento. Esto es lo que voy a hacer pensando en el 1 de septiembre: nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevas oportunidades 😉

Ah, y para ello, que mejor terapia que trabajar en voz alta 😉

Coopetencia

Los competidores son un manantial de sensaciones negativas: nos infunden miedo o rabia.  Se nos aparecen “más visibles” que nosotros. Invaden “nuestro” lugar y ocupan “nuestro” posicionamiento.

Interesantes reflexiones las de Neus Arqués sobre la competencia: “con competidores inteligentes y profesionales (de los intrusos hablaremos en otro momento) son posibles las relaciones de complementariedad. Con estos criterios funcionamos en Agencia de Aprendizaje, cosa que muchas veces no entienden competidores y amigos anclados en la máxima “al enemigo, ni agua”.

Es la coopetencia. Competir y colaborar:

La coopetición es una estrategia especial y original de gestión de la competición sobre un mercado; se trata de colaborar con algunos de los competidores, para así intentar captar un beneficio común que de otra manera sería difícil de conseguir. Por razones de costos, y/o del nivel de concurrencia del mercado, y/o de competencias, y/o incluso de influencias, algún tipo de reagrupamiento pasa a ser una alternativa razonable.

Para nosotros, la competencia son los que nos ayudan cada día a espabilar, a ser mejores y pueden ser también, nuestros aliados en proyectos complejos que requieren de la complementariedad de recursos.

Coolhunting, prospectiva o por dónde van los tiros

No sé si coolhunting y prospectiva pueden considerarse sinónimos. Tampoco me importa aunque creo que van de lo mismo. En un mundo incierto nos conviene, más que nunca, saber a dónde vamos. O a donde nos llevan, porque nunca somo dueños absolutos de nuestro destino.

Coolhunting sería “cazar” tendencias sociales. Centrado inicialmente en moda y consumo puede ampliarse el foco al conjunto de conductas sociales. “La prospectiva es una reflexión para iluminar la acción presente con la luz de los futuros posibles” (Michel Godet). Googleando ambos terminos encontrarás mil pistas para “pensar futuros”. Yo solo quería compartirte algunas “tendencias” que he ido “pillando” por ahí, básicamente en éste webinar.

  • NOWism: todo aquí, ahora, ya
  • y su contraposición: SLOW, bajar el ritmo
  • #vueltaalosorigenes. En un mundo que va muy rápido podemos necesitar “anclarnos”
  • ALWAYS ON, siempre conectados. El tema no es cuando te conectas a Internet, sino si te desconectas alguna vez.
  • Transparencia. No sólo en la Política, también en las empresas.
  • GAMIFICACIÓN o ludificación para los puristas. Todo puede ser un juego
  • CONSUMO DE PROXIMIDAD, frente a la globalización
  • FEELING ON, menos razón y más emoción
  • BIG DATA ( los datos son el petróleo del siglo XXI)

Solo son pistas… Simples notas y, ya sabes, ¿trendsetter o earlyadopter?, tu decides 😛

La parálisis por el análisis

Vale que es una frase hecha. Basta teclearla en Google para darse cuenta de lo manido del tema pero no por ello es menos interesante recordarlo de vez en cuando: el deseo de perfección nos paraliza; recordar aquí aquello de lo bueno si breve dos veces bueno lo mejor es enemigo de lo bueno.

A veces no llegamos ni al análisis: nos enrocamos en qué nombre maravilloso le pondremos a la criatura o cómo vamos a repartirnos los pingües beneficios que “vamos” a obtener.

En estos casos creo que la mejor medicina es el poeta: “se hace camino al andar”. Es decir, si tenemos una idea, un proyecto, lo más importante es dar el primer paso. Después, caminando, ya iremos ajustando nuestro vehículo y nuestra ruta, nuestra organización y nuestro producto.

No estoy diciendo que no haya que analizar, planificar…. sino que hay que tender al prototipo, a la beta y, si conseguimos pronto resultados tangibles, esta será la mejor gasolina para nuestro proyecto.

La idea esencial es la de concentrarse inmediatamente en los resultados tangibles -y no en programas, preparativos y resolución de problemas- […] El enfoque de “lo primero, resultados” cambia toda la psicología de la mejora del rendimiento…

Robert Schaffer,
citado por Tom Peters en
“En busca de la excelencia”.