“No es el flechero, es el indio” (hablamos de productividad)

No es el flechero, es el indio” gusta contestar Toni Nadal, el tío Toni, cuando le preguntan sobre la mejor raqueta. Lo mismo es aplicable a las apps de productividad.

Agenda y cuaderno de notas son las dos herramientas básicas para la productividad. A partir de ahí podemos sofisticarlo tanto como queramos pero, como ya sabes, nuestra filosofía es KISS.

Como no damos por supuesto nada, lo primero es la agenda, digital por supuesto. Nuestra opción, Google Calendar. ¿Por qué?

            – Sencillo y fácil de usar

            – Multidispositivo

            – Opción de compartir para trabajo en grupo

Todo muy obvio pero todavía veo mucha gente con agendas de papel…

No somos talibanes 🙂 Yo mismo uso un cuaderno de notas de papel: me resulta muy práctico en una reunión para tomar notas. Después, cuando las proceso, las digitalizo. A veces, simplemente, se hace una foto con el móvil que se guarda junto con la documentación de ese tema. No somos talibanes pero para mi, la mejor agenda es la que puedo consultar desde cualquier dispositivo y mi socio puede ver para saber en qué estoy trabajando o simplemente, convocarme a reuniones.

Son brochazos, por tanto no vamos a insistir más si no preguntas y pasamos al “cuaderno de notas”. Aquí hay varias opciones. Evernote quiso ser tu cuaderno digital de notas. Ha evolucionado y cambiado mucho y tiene muchas posibilidades pero yo un día dejé de usarlo: opción minimalista, menos es más y no puedes usar 20 herramientas… Ahora mismo, para mi, lo más práctico para tomar notas es Keep, algo así como un Post-it.

La idea de este post eran unos brochazos sobre productividad. Visto lo básico vamos a lo más sofisticado: del To-Do a la gestión de proyectos. Lo primero lo puedes resolver con tu PDA (o Papel De Apuntar, chiste fácil que ha caído en desuso como los Personal Digital Assistants) y en lo segundo te puedes complicar tanto como quieras.

Vamos pues a lo sencillo (dejamos la gestión de proyectos para otro brochazo). Si tienes que hacer cosas, mejor te las apuntas para que no se te olviden ya sea en un papel, tipo lista de la compra o en una sofisticadísima app. Te cuento brevemente mi experiencia, además reciente porque a vuelta del verano a querido “afilar el hacha” y mejorar mis herramientas.

Aquí, otra vez, recordar lo que siempre dice Marianolo que es bueno para mi igual no es bueno para tí y al revés. Por tanto, yo te doy pistas y tu decides. Te vas a Google Play (o equivalente) y buscas “to do reminder”. Ya tienes mogollón de opciones. Para mi lo importante es:

1. Que sincronice fácilmente con todos los dispositivos (ahí algunos te la juegan para que te pases a Pro)

2. Que no sea intrusiva, es decir, que no esté constantemente recordándote lo que tienes que hacer. Con que te lo recuerde una vez, vale.

3. Que permita agrupar tareas, ya sea en listas, etiquetas, carpetas…

Y bueno, en mi caso, por ahora, the winner is… Wunderlist !!

[Hoy no nos ha salido “un breve brochazo” así que aquí lo dejamos. La próxima semana: “No sin Mis Redes” y después pasamos ya a otros temas ;-)]

No te enREDes ;-)

silhouettes-76784_1280

Hemos hablado de ofimática, hemos hablado de la nube y ahora nos toca hablar de redes sociales.  Es curiosa la definición de “red” que nos da el diccionario:

9. f. Conjunto de personas relacionadas para una determinada actividad, por lo general de carácter secreto, ilegal o delictivo.

Si le añadimos “social” suponenos que es porque la forman personas… Redes ha habido siempre, secretas o no… vale, dejamos la filosofía para otro día 😉

Vivimos una explosión de redes sociales. No te voy a abrumar con el número de personas que habitan en Facebook o con el número de tweets que se emiten cada minuto… Al grano:

1. Tu estas en Internet aunque no quieras

2. Si tienes dudas, pon tu nombre en Google y lo verás. ¿te gusta lo que ves?

3. Si eres del cada vez menor número de personas que “no existen” en la primera página, preocúpate: no existes

4. Nuestra realidad es híbrida, digital y analógica. No ignores una parte

5. Igual que te miras al espejo antes de salir de casa, mírate en la pantalla de vez en cuando

6. En un mundo donde lo digital tiene cada vez más importancia, tu identidad y tu reputación digital son importantes

7. Las redes sociales pueden darte “presencia” en Internet pero también información

8. Asómate a “las redes” y decide por dónde vas a empezar y qué vas a hacer

9. No te creas aquello de Linkedin es para buscar trabajo o Facebook para pasar el rato. Hay de todo en la viña del Señor…

10. Si seleccionas a quien sigues podrás saber cosas que los medios de comunicación tradicionales no te cuentan

Traducción: Esto es un “a bote pronto” sobre las redes sociales. Dos ideas:

  • Tu puedes ignorarlas pero ellas no te ignoraran a tí
  • Eres lo que Google dice que eres

¿Cómo lo ves? ¿Hablamos?

El próximo miércoles a las 8.00 h: Herramientas de Productividad 😉

Ofimática para personas del siglo XXI

DW4 es el primer procesador de textos que recuerdo, bueno antes había una Olivetti con una pequeña pantalla que, si no le habías dado al intro (que era como decir print) te permitía corregir lo que estabas escribiendo; el primer recuerdo asociado a la digitalización es poder borrar sin Tipp-Ex.

Después vino (y se fue) Wordperfect y Microsoft nos quiso uniformizar aunque algunos se resistieron. Pero bueno, eso era en el siglo pasado…

Ya entrados en la segunda década del siglo XXI decirte que sólo entiendo mis herramientas de trabajo en la nube: puedo acceder desde cualquier dispositivo y puedo compartirlas con mi equipo. No tengo que preocuparme de las copias de seguridad (aunque quizá por exceso de celo sí me preocupo) y tampoco tengo que preocuparme de actualizar versiones.

Sí, a la nube todavía le falta un poco y puedes hacer más cosas con Office que con Google Drive pero, realmente, ¿necesitas hacer tantas cosas?. Doy por supuesto que si utilizas software sujeto a licencia la pagas… pero la gratuidad no es la única ventaja, además Google Apps for Business no es gratuito…

Si no lo has probado ya, te aconsejo que pruebes Google Drive, tanto para almacenamiento (vinculable también a tu correo electrónico, Gmail por supuesto) como para escribir, hoja de cálculo, presentaciones y más cosas que podrás ir descubriendo y que, si quieres, podremos comentar aquí.

No nos vamos por las ramas, suite ofimática, personal y para la empresa: Google Drive (*). Mira el vídeo y saca tus propias conclusiones:

(*) A veces se confunde Google Drive y Google Docs que era el nombre inicial antes de la aparición del primero. Simplificando, ahora Google Drive es una especie de Office y Dropbox juntos. La próxima semana hablaremos de almacenamiento en la nube y así podremos “desfacer este entuerto” 😉

Mi caja de herramientas digitales

Hace tiempo que quería contártelo, quizá hemos compartido algún curso para mejorar tus competencias y habilidades digitales, así como sacar partido de las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías para hacer de una manera más cómoda y efectiva nuestro trabajo.

Siempre te dije que no se trata de saber qué botón hay que apretar sino entender la lógica de los botones, pensar en digital, be digital my friend 😉

Bueno, al grano. Este verano he seguido trabajando pero al ritmo diferente que te impone el que la mayoría de tus clientes estén de vacaciones y he aprovechado para revisar mi caja de herramientas digitales.

Con éste iniciamos una serie de posts en los que voy a compartir contigo mis herramientas, cuáles uso, cómo las uso, por qué estas y no otras… Ya sabes que esto funciona en beta permanente; el que permanece quieto y deja de probar cosas nuevas, acaba quedándose atrás.

La idea no es que estos posts sean muy largos, son brochazos 😉

  • La nube es tu amiga: Olvídate de copias de seguridad, de actualizaciones,… Evidentemente tienes que tomar tus precauciones pero tus datos están ahí, seguros y accesibles desde múltiples dispositivos.
  • Multidispositivo: Si el trabajo está donde tu estás necesitas poder interactuar con los datos. A veces un ordenador de sobremesa, otras un portátil, tableta o teléfono inteligente… Cada cosa sirve para lo que sirve o es más útil para unas funciones que para otras. Optimizar su uso te hará ganar tiempo y no perder oportunidades.
  • Menos es más: hay millones de apps, de programas,… No tienes suficientes días para probarlos todos… Tienes que trabajar y las herramientas digitales tienen que estar a tu servicio, no esclavizarte. Usa las necesarias, sólo esas.
  • Estar a la penúltima: Esto no es la primera vez que te lo comento. Se eres, por naturaleza early-adopter ya sabes pero si lo que necesitas es optimar tu tiempo no puedes perderlo con programas intestables o en desarrollo. No por llegar antes le sacarás más jugo… Igual conviene -no es una regla matemática- esperar antes a ver si cuaja y no dedicarle tu precioso tiempo.

Y bueno, como te decía, esto son/serán algunos brochazos sobre el qué y el por qué de mis herramientas digitales. Creo que te puede servir para conocer algunas posibilidades que quizá se te estén escapando y a mi me sirve para pulir mi instrumental. En el fondo, como dice Mariano, estoy trabajando en voz alta. Te escucho 😉

Ah!, y el próximo miércoles, 17 de septiembre a las 08.00 horas, próxima entrega: ofimática 🙂

El futuro es híbrido, ni digital ni analógico.

No siempre lo que es obvio se hace evidente. Cierta inercia nos lleva a pensar en un futuro digital, y nos animamos tanto que acabamos concluyendo que SOLO será digital.

Dos posts recientes, de Enrique Dans y de Jose A. del Moral,  “La batalla por la capilaridad logística” y “Comunidades y Cemento“, me han recordado el concepto de futuro híbrido.

Surge de una analogía. Te cuento. Fue en Menorca donde oí hablar de “Administración híbrida“, en unas jornadas de Administración Digital. Mientras todos pensábamos en un futuro SOLO digital, alguien, algunos, recordaron que durante muchos años sobrevivirían expedientes de papel con expedientes digitales. Pues nada, a pasar del monóculo al binóculo para mirar hacia el futuro.

Lo recordé cuando leí la reflexión de José Antonio.:

Bien por falta de tráfico o por el ocaso de la publicidad online, lo cierto es que muchas comunidades de la Red no terminan de funcionar como negocios. Así que algunas han decidido reinventarse regresando a sus orígenes, que evidentemente estaban más en las calles de las ciudades que en Internet.

Que enlazo con tu otro banco abriendo tiendas físicas ya en 2009:

ING Direct, el primer banco online de España, con casi 2 millones de clientes, abrirá de aquí a final de año 50 nuevas oficinas físicas para dar un servicio más amplio y mejor a sus clientes.

Item más. Enrique nos recuerda también los problemas de la distribución:

A medida que más y más personas utilizamos la red para hacer compras, la logística se convierte en un problema: las exigencias del usuario son ventanas bien delimitadas que no le obliguen a “estar de guardia” en su domicilio, lo que conlleva un esfuerzo que suele terminar en rutas ineficientes o en peticiones de hacerse cargo del paquete a porteros o vecinos.

Son “lucecitas”, sensores que nos inducen a la reflexión…  Nada nuevo, por otra parte. El batacazo ya nos lo dimos -unos más que otros- con la burbuja de las punto com

“…los principios de la Nueva Economía no eran tan distintos a los de la vieja, que era necesario que el dinero invertido en los start-ups se recuperase en un plazo razonable y que los modelos de negocios basados en el B2C subestimaron la complejidad y los costos de logística y distribución, y sobreestimaron algunos efectos de la economía en red de difícil comprobación empírica: la economía de la abundancia y la premisa de prestar servicios gratuitos porque la red recompensa la gratuidad.

Disquisiciones para llegar a la obvia evidencia: las cosas no son en blanco y negro sino en una rica escala de grises, incluso en una abundante paleta de colores…. Prepárate, por tanto, para un futuro híbrido: ni on line ni off line sino blended line.

Y, a todo eso, me vienen a la cabeza algunos “modelos” de eLearning pero eso ya lo dejaremos para otro post…

P.D.: Nada, que nos reencontramos una vez más. Gracias por leerme, hasta ahora y a partir de ahora, en este nuestro blog que inicia hoy una nueva etapa.
IMAGEN: Reloj CASIO en AMAZON.

¿Tienen tus datos el don de la ubicuidad?

Tenia toda la información de la empresa en el portátil y se le fastidió el disco duro… Tenía los contactos en el  móvil pero cambió de móvil y se quedó sin contactos… Necesitaba consultar unos datos pero estaban en el ordenador del trabajo… ¿te suenan esos arquetipos?

No pasa nada, son mentes analógicas que dejan pasar las oportunidades que nos ofrece el mundo digital. Y tu, ¿eres uno de ellos?.

¿Para qué pasear un pen-drive que puedes perder o romper? ¿para qué comprar licencias de software que se te quedarán obsoletas? ¿para qué fabricarte software a medida si puedes acceder al de tu talla más barato?

Evidentemente son opciones. Yo ya estoy en la nube, y tu, ¿a qué esperas?

P.D.: Con el post a medias me he encontrado con este apunte donde Eduardo Sánchez Rojo explica muy bien lo que quiero decir. El dibujo se lo he tomado prestado.

¿enREDados?

Pues sí, y cuanto antes lo asumas, mejor. Vivimos en sociedad, no aislados y la organización social no es más que una red. No se trata de que te guste o no. Puedes mantenerte al margen perdiendo oportunidades, será tu elección pero si decides simplemente vivir la vida no olvides que también tienes vida digital.

Sintentizo: habla y escucha en Facebook, Twitter y Linkedin. ¿No lo pillas? Hablemos.