Formación no, Aprendizaje

Esta fue nuestra primera entrada en el blog de Agencia de Aprendizaje el 3 de septiembre de 2012:

FORMACIÓN NO, APRENDIZAJE

Esta es nuestra razón de ser. Se trata de aprender, no de acumular títulos. No se trata de acumular cursos sino de adquirir competencias y habilidades. Por eso nace Agencia de Aprendizaje, para ayudarte a mejorar tus competencias y habilidades y las de tu equipo.

Somos un equipo nuevo, dinámico y con experiencia. Solventes para ayudarte a afrontar tus retos. Un equipo sin lastres, ágil, que conforma un ecosistema para el aprendizaje.

Somos pedagogos y hacemos formación artesana, a tu medida.

Una declaración de intenciones que siete años después sigue vigente.

Volver, volver, volver…

…eso decía la canción, aunque su letra no nos da para el adecuado juego de palabras en esta ocasión así que, poesías a parte, te cuento.

Más de tres años y medio sin escribir aquí. Vaya. Se dice rápido y todavía se pasa más rápido el tiempo. La verdad es que estos últimos años han sido muy intensos, aunque esto ya te lo he contado muchas veces: me gustarían días de 72 horas, hay tantas cosas que me apetecen 🙂

Para variar, me estoy enrollando. Al grano.

El verano es, para mi, un tiempo bueno para la reflexión, para el análisis, para intentar hacer estas cosas que durante el curso no han bastado las horas de los días. Sí, sigo pensando y viviendo por cursos escolares. El 31 de diciembre es sólo un accidente administrativo.

Por fin he sacado un poco de tiempo para pasarme por aquí con una intención: volcar mis contribuciones al blog de Agencia de Aprendizaje que ahora mismo está en fase reset. No pongo ningún enlace porque no tenemos claro, todavía, como acabará la historia. Lo cierto es que llevamos años, si años, con la web de AdA en obras. Sí, ya sabes aquello de la ley de la presencia inversa: a mayor vida digital menor vida analógica y al revés.

Sí tenemos claro que en la nueva fase de AdA el blog, si lo hay, tendrá otro enfoque. Pienso que muchas de las 256 entradas que hicimos junto con Mariano Sbert, mi socio en esta aventura, siguen siendo válidas. Mariano ya hizo su trabajo, ahora yo, aquí voy a revisar “mi mitad” de este trabajo compartido durante más de cinco años publicando ininterrupidamente los lunes de todas las semanas.

Por tanto, las próximas entradas serán “recuperaciones” del blog de AdA. Seguimos !!

Ajustando un desajuste

revistabravo29febreroHoy que es 29 de febrero es una buena excusa para entonar un mea culpa. Y van…. Más de un año sin escribir en el éste blog. Sí, un poco de excusa sí tengo. No falto a la cita cada dos semanas en el blog de Agencia de Aprendizaje y con relativa frecuencia publico en Facebook, incluso he puesto en marcha una página nueva. Además, me he estrenado como (poco) colaborador de Economía de Mallorca y seguro que hay por ahí alguna cosa más que se me olvida como por ejemplo un post, sí uno, en PulseBlogueo desde 2005, estoy en las redes desde que hay redes

Bueno, toda esta paliza para repetir, autojustificándome, por enésima vez que retomo el blog; vamos, que voy a intentarlo. Nos vemos 😉

Paredes de cristal, trabajar en voz alta.

Retomamos el blog. Por necesidad. Necesidad de poner en orden y compartir ideas; ejercicio de gimnasia mental. La sismografía de sus entradas indica épocas diferentes, de vida digital o analógica. Un foco claro: Agencia de Aprendizaje. Vamos madurando.

Intentaba reordenar y etiquetar con una nueva lógica entradas antiguas; ingente tarea que desdeñan mis neuronas. Saludable ejercicio de vuelta atrás. Thinking Time.

En este nuevo impulso que quiero compartir contigo dos cosas te quiero contar. Una, mis paredes profesionales son de cristal; dos, quiero trabajar en voz alta. Paredes de cristal para que puedas ver lo que estoy haciendo, más si estoy trabajando para ti y trabajo en voz alta por si podemos compartir, por su surge alguna sinergia, alguna oportunidad de colaboración.

Todavía hay gente que se sorprende; donde unos ven competencia yo veo coopetencia, es decir, posibilidades de cooperar. Si es con los clientes, yo quiero para ellos lo mejor y nosotros no somos buenos absolutamente en todo 😉

El 15 de diciembre del 2011 decíamos

Bueno, ya irás viendo. En fin, “queda inaugurado éste pantano“, digo… éste blog y… nos leemos !!   😉

Tópicamente diremos que ha llovido desde entonces. Aunque ahora estemos secos, nos hemos mojado. Llámalo RESET. Seguimos 😉

¿Hoja de ruta?

No siempre es fácil planificarse. Yo mismo no tuve en cuenta que ayer era fiesta en Palma y este post te llega con 24 horas de retraso 🙂

Hay múltiples herramientas para planificar y para planificarse. El concepto “hoja de ruta” puede confundirnos: “Una hoja de ruta es un plan que establece a grandes rasgos la secuencia de pasos para alcanzar un objetivo. Se especifican tiempo y recursos necesarios”, nos dice Wikipedia; ala, ya no tienes que buscarlo 😛

A partir de aquí múltiples matices 🙂 Bueno, no te entretengo. Para la hoja de ruta:

  1. Piensa a dónde quieres, ir. Un mapa mental te ayudará. Prueba esta herramienta.
  2. Ponlo sobre un calendario: puedes hacer una tabla con un folio o, si lo quieres digital, usa el procesador de textos o la hoja de cálculo. Haz filas y columnas contando en años (dónde quiero estar dentro de x años), trimestres, meses, semanas días…
  3. Yo planifico trimestres; la vida es demasiado incierta para concretarla a más largo plazo (bueno, esa es una opinión subjetiva)
  4. Ahora acuérdate de que el día tiene 24 horas y que no todo es trabajar; simplemente porque no es inteligente agotarse antes de cumplir los objetivos. Asigna prioridades: ¿de cuánto tiempo dispongo?, ¿qué necesidades tengo que cubrir?, ¿qué voy a priorizar?
  5. Todos disponemos del mismo tiempo; la clave está en como lo usamos, qué prioridades asignamos y  cuanto tardamos en ejecutar las tareas.

Bueno, ya has pensado con el mapa mental qué quieres hacer. Lo has puesto en un calendario. Lo has encajado en tu día a día. Ahora sólo te queda una cosa: HAZLO !!

Sí, ya sé que no es fácil pero no olvides que

  • el que no pedalea se cae
  • el que se marca un ritmo que no puede aguantar acaba en la cuneta
  • el que no sabe a dónde va no llegará a ninguna parte

Y bueno, con esto damos por acabado este “mini-ciclo” para “afilar el hacha“. La próxima entrega, sobre la burbuja emprendedora 😉