Punto de inflexión

 

Estamos acabando agosto. Última semana. Recta final. Agosto ya no es el mes en el que podías desconectar una semana. Los clientes mandan y, cuando la empresa todavía no tiene un año de vida, más. Mariano, mi socio, hacia hace poco un, como siempre, acertado análisis de nuestra situación como empresa: “vamos pillando nuestra forma de planificarnos“.

Para mi el balance es positivo pero también soy consciente que nos queda mucho camino por recorrer:

  • Nos hemos reinventado
  • Tenemos muchos proyectos en marcha
  • Ampliamos constantemente nuestro ecosistema

Estamos absolutamente focalizados en Agencia de Aprendizaje, en ofrecer las mejores soluciones a nuestros clientes para que sean más competitivos a través de la mejora de su capital humano. Ofrecemos un trabajo artesano, donde cada cliente es el centro de nuestro trabajo, desarrollando metodologías específicas para cada caso. Esta claro que hacemos esto porque nos apasiona.

Somos “nuevos” y estamos al principio de todo. Aunque los dos socios sumamos más de medio siglo de experiencia en gestión, diseño y ejecución de proyectos, Agencia es un proyecto nuevo, un proyecto surgido durante “la crisis”, por tanto, sin viejos tics de los antiguos paradigmas. Orientados a un nuevo futuro sin lastres del pasado. Está claro que nosotros no estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época. Y eso beneficia a nuestros clientes.

Llevamos tres trimestres con el proyecto y multitud de nuevos amigos, nuevos compañeros de viaje: colaboradores, socios, partners, asesores, clientes… amigas y amigos con los que ya compartimos, colaboramos, asesoramos, ayudamos. Y seguimos creciendo…

Bueno, y todo esto ¿a santo de qué? Pues de nada en especial. Simplemente hay días que apetece compartir 😉

 

Intenso.

Desde que montamos la empresa las vivencias son intensas: los días tienen pocas horas, muchas son las cosas que nos gustaría hacer pero no llegamos… Mis dos últimos meses han sido intensos, muy intensos. Que el blog quedase parado es un síntoma, sólo uno.

Días intensos pero que han valido y valen la pena. Cuellos de botella, o embudos, o anchos de banda insuficientes pero bueno, todos los túneles tienen una luz al final 😉

Basta una tarde para cargar pilas, para pensar en nuevos retos…. y también nuevos -buenos- propósitos: organizarse mejor, ser más eficiente, más estrategia y menos impulso pasión… uff bueno, esto no sé si será posible…

En fin, que necesitaba escribir este post que quizá sea difícil de leer entrelíneas….

Bueno, ya está, que necesitaba escribir este post. Igual no me explico, pero me entiendo. A veces un post es solo eso: diarrea mental que después te deja buen cuerpo 😉

Simplemente la voluntad de compartir esas situaciones -momentáneas- donde son más los inputs que los outputs, situaciones de las que siempre extraemos lecciones -positivas, espero- y, hoy, aquí, ahora, entre ola y ola ha habido un momento para compartir.

Y ya está, no le doy más vueltas. Medicina: convertir ansiedades en oportunidades.

Otra vez por aquí…

Sí, me da un poco de vergüenza haber tenido semiabandonado el blog, pero era por una buena causa: Agencia de Aprendizaje.

La montaña rusa es lo que mejor define estos últimos meses. No es que sea vértigo, simplemente que te lanzas…. y no paras. No, no me quejo, sólo te lo cuento 😉

Bueno, dejemos el egoblogging para otra ocasión. Nada, que ha estoy aquí otra vez: pedaemprendedor o empredagogo, como más te guste XD.

Un pequeño lavado de cara al blog -a ver si estos días de fiesta hay tiempo para algo más que una mano de pintura- y “a conversar”.

Digamos que desde el 1 de septiembre todo ha sido como más intenso, más rápido, una cierta saturación -por qué negarlo- y una sensación -eterna- de que 24 horas para un solo día son muy pocas.

Nada, que ya estoy aquí otra vez -a ver cuanto me dura- y… te voy contando 😉

[La foto es de  Bjorn Hermans]

E, emprendimiento.

El emprendimiento está de moda. Ahora a los empresarios se les llama emprendedores. No, no nos sumamos a ninguna moda, simplemente pensamos que para que las cosas mejoren alguien tiene que empujar y que el que ve el carro y se lanza, ese es nuestro hombre (o nuestra mujer, claro está).

Emprender es  “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. Bueno pues nosotros vamos a estar ahí, en la dificultad o peligro. Hay técnicas, sistemas, métodos para sortear esas dificultades y minimizar esos peligros y nosotros nos apuntamos al reto de implementarlas.