Formación para el empleo

 Las cosas, nos guste o no, son como son y no como nos gustaría que fuesen. Por ejemplo, la treintaiseisava Reforma Laboral es un indicador de la imprescindible competitividad en el mundo laboral. Ante esta situación ¿qué hacer?. Muy sencillo, formarse. Es aquello de Darwin: los más adaptables.

Es una obviedad que nuestro proceso formativo no acaba cuando dejamos la escuela. Lo que pasa es que, a veces, las obviedades, por obvias, se obvian. Se olvidan. Hablamos de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la propia Reforma Laboral habla de la Formación, hay acciones del Estado y los agentes sociales en pro de la formación para el empleo

El derecho a la educación tiene en la formación profesional una vertiente de significación individual y social creciente. La cualificación profesional que proporciona esta formación sirve tanto a los fines de la elevación y nivel de la calidad de vida de las personas como a los de la cohesión económica y social y del fomento del empleo

Y tú, te has plantado dónde quedas en todo ésto. ¿Qué papel juegas y qué papel vas a jugar? ¿Qué prefieres, prevenir o curar? Tu decides.

La IMAGEN es una caricatura de Darwin en Wikipedia.
Anuncios

La formación en la #reformalaboral

Se puede estar a favor o en contra de la reforma laboral pero, hoy, es ley. Más allá de grandilocuentes ruedas de prensa u opinados análisis no está demás leerse la letra pequeña, la del BOE, que es la que vale. Intentemos ver “oportunidades” en el campo de la Formación:

Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral

El objetivo es la flexiseguridad. Con esta finalidad, el presente real decreto-ley recoge un conjunto coherente de medidas que pretenden fomentar la empleabilidad de los trabajadores, reformando aspectos relativos a la intermediación laboral y a la formación profesional.

***

El desarrollo de la formación profesional para el empleo ha sido notable en las últimas dos décadas, con un significativo incremento de la participación de empresas y trabajadores en las acciones formativas, si bien se han puesto de manifiesto también ciertas necesidades de mejora. El real decreto-ley apuesta por una formación profesional que favorezca el aprendizaje permanente de los trabajadores y el pleno desarrollo de sus capacidades profesionales. El eje básico de la reforma en esta materia es el reconocimiento de la formación profesional como un derecho individual, reconociéndose a los trabajadores un permiso retribuido con fines formativos. Asimismo, se reconoce a los trabajadores el derecho a la formación profesional dirigida a su adaptación a las modificaciones operadas en el puesto de trabajo. También se prevé que los Servicios Públicos de Empleo otorgarán a cada trabajador una cuenta de formación asociada al número de afiliación a la Seguridad Social, y se reconoce a los centros y entidades de formación, debidamente acreditados, la posibilidad de participar directamente en el sistema de formación profesional para el empleo, con la finalidad de que la oferta formativa sea más variada, descentralizada y eficiente.

…en aquellos despidos colectivos que afecten a más de cien de trabajadores, la ley contempla una efectiva obligación empresarial de ofrecer a los trabajadores un plan de recolocación externa, que incluya medidas de formación, orientación profesional, atención personalizada y búsqueda activa de empleo.

Sigue leyendo