Competencias Digitales

Las competencias digitales son un conjunto de conocimientos, capacidades, destrezas y habilidades, en conjunción con valores y actitudes, para la utilización estratégica de la información, y para alcanzar objetivos de conocimiento tácito y explícito, en contextos y con herramientas propias de las tecnologías digitales.

Esta es la definición que nos da Wikipedia, que podemos simplificar en “o utilizas las oportunidades que te ofrece Internet o te quedas fuera de juego”, no ya para grandes emprendimientos innovadores sino simplemente para pedirle cita al médico o para pagar el parking.

simmpson competenciasSí, es cierto, todavía se puede sobrevivir, que no vivir, sin Internet. Hay resistencias al cambio y sectores que se retrasan pero… ¿podrás dilatar durante mucho más tiempo subirte al tren de las TIC?

“Me preocupa el futuro porque es donde voy a pasar el resto de mi vida”, es una frase que se atribuye a diversos padres y es, tambien, una verdad como un templo. No tengo una bola de cristal pero es evidente que el futuro es, cada día, más digital.

Y ahí, entra una de mis ocupaciones: ayudar a personas y organizaciones en su proceso de digitalización, ayudarles a identificar y aprovechar las oportunidades que les ofrece Internet.

Imagen: Goolge Imágenes.
Anuncios

El futuro es híbrido, ni digital ni analógico.

No siempre lo que es obvio se hace evidente. Cierta inercia nos lleva a pensar en un futuro digital, y nos animamos tanto que acabamos concluyendo que SOLO será digital.

Dos posts recientes, de Enrique Dans y de Jose A. del Moral,  “La batalla por la capilaridad logística” y “Comunidades y Cemento“, me han recordado el concepto de futuro híbrido.

Surge de una analogía. Te cuento. Fue en Menorca donde oí hablar de “Administración híbrida“, en unas jornadas de Administración Digital. Mientras todos pensábamos en un futuro SOLO digital, alguien, algunos, recordaron que durante muchos años sobrevivirían expedientes de papel con expedientes digitales. Pues nada, a pasar del monóculo al binóculo para mirar hacia el futuro.

Lo recordé cuando leí la reflexión de José Antonio.:

Bien por falta de tráfico o por el ocaso de la publicidad online, lo cierto es que muchas comunidades de la Red no terminan de funcionar como negocios. Así que algunas han decidido reinventarse regresando a sus orígenes, que evidentemente estaban más en las calles de las ciudades que en Internet.

Que enlazo con tu otro banco abriendo tiendas físicas ya en 2009:

ING Direct, el primer banco online de España, con casi 2 millones de clientes, abrirá de aquí a final de año 50 nuevas oficinas físicas para dar un servicio más amplio y mejor a sus clientes.

Item más. Enrique nos recuerda también los problemas de la distribución:

A medida que más y más personas utilizamos la red para hacer compras, la logística se convierte en un problema: las exigencias del usuario son ventanas bien delimitadas que no le obliguen a “estar de guardia” en su domicilio, lo que conlleva un esfuerzo que suele terminar en rutas ineficientes o en peticiones de hacerse cargo del paquete a porteros o vecinos.

Son “lucecitas”, sensores que nos inducen a la reflexión…  Nada nuevo, por otra parte. El batacazo ya nos lo dimos -unos más que otros- con la burbuja de las punto com

“…los principios de la Nueva Economía no eran tan distintos a los de la vieja, que era necesario que el dinero invertido en los start-ups se recuperase en un plazo razonable y que los modelos de negocios basados en el B2C subestimaron la complejidad y los costos de logística y distribución, y sobreestimaron algunos efectos de la economía en red de difícil comprobación empírica: la economía de la abundancia y la premisa de prestar servicios gratuitos porque la red recompensa la gratuidad.

Disquisiciones para llegar a la obvia evidencia: las cosas no son en blanco y negro sino en una rica escala de grises, incluso en una abundante paleta de colores…. Prepárate, por tanto, para un futuro híbrido: ni on line ni off line sino blended line.

Y, a todo eso, me vienen a la cabeza algunos “modelos” de eLearning pero eso ya lo dejaremos para otro post…

P.D.: Nada, que nos reencontramos una vez más. Gracias por leerme, hasta ahora y a partir de ahora, en este nuestro blog que inicia hoy una nueva etapa.
IMAGEN: Reloj CASIO en AMAZON.

#Coworking electrónico, #eCoworking

Si hay comercio electrónico habrá también coworking electrónico, ¿no? Y no confundir con Eco-WorkingEl coworking está de moda: estos días se ha celebrado la primera conferencia española de coworking e incluso ya se celebra su día internacional.

“El coworking no es trabajar en una oficina barata es trabajar en red, entre personas”, nos recuerda @verorossello en su crónica de la conferencia. ¿Y para trabajar en red, entre personas hace falta un espacio físico? Definitivamente no.

César Llorente“apóstol” de la buena nueva, insiste en que el coworking es una actitud mental: “no saldremos de la crisis si no cambiamos de actitud”.

El coworking físico es útil, necesario. Incluso una nueva forma de reducir costes…  “un espacio que valiera de oficina para varios proyectos, que pudieran compartir recursos y asesoramiento”  como dice Ángel Maria, el de Bubok, en su blog pero ser coworker es un estado mental“El coworking es una buena forma de establecer relaciones de coopetencia, ya que en estos espacios cada uno mantiene su ámbito de trabajo diferenciado, pero todos se nutren de la relación sin tener porque basarse únicamente en un objetivo común, como pasaría con el trabajo en equipo”, nos recuerda Vanesa Bravo.

¿Cual es el paso siguiente? Hacerse digital, quien todavía no lo sea. Como el comercio electrónico, como las relaciones personales en la era de las redes sociales digitales, el futuro es también digital. Seguramente híbrido, analógico y digital. Hace unos meses, bastantes, editamos en la fundación iBitPimes en Xarxa“, pymes en red. Va en esa línea.

“…l’èxit del teixit empresarial dependrà de la capacitat de les unitats que l’integren d’impulsar la formació de xarxes denses, tant formals com informals, que s’orientin cap a un sector productiu específic; que abracin tots els processos i serveis que conflueixen en l’elaboració d’una certa família de productes; que afavoreixin el desenvolupament d’una estratègia de competitivitat no basada en el preu sinó en la qualitat; que atreguin una força de treball entrenada, ben capacitada i altament adaptable; que se sustentin en un empresariat dinàmic, innovador i qualificat; i que creïn, en definitiva, una atmosfera de cooperació, de col·laboració i de confiança entre empreses, institucions i la resta d’actors socials”.

Decía el catedrático de la UIB y director del Centre de Recerca Económica, Antoni Riera, en el prólogo de un texto que surgía de una “nova forma d’organitzar l’activitat empresarial derivada de la introducció de noves tecnologies, de la reflexió sobre nous models organitzatius, del sorgiment de nous valors professionals i personals, i de la implantació de noves formes de gestionar el coneixement de les empreses”. El concepto “empresa” es sustituible por “persona”, manteniéndose el mismo sentido, como pasar de las Uniones Temporales de Empresas a las Uniones Temporales de Personas como reivindicaba Julen Iturbe en un reciente post: “Proyectos con CIF”.

A modo de conclusión: el coworking es una opción de futuro, una actitud mental que se desarrollará de forma híbrida, analógica y digital, en oficinas y en la Red. La primera parte empieza a estar clara, la segunda es un reto 😉

P.S.: Y nunca mejor dicho lo de “post” escriptum… Dedico este post a l@s compañer@s de #coworking en @LaCAEB.
La imagen es de aquí. Ambiente de trabajo en Hub Madrid #espaciosdMadrid, en el blog madrideducacion.es

Trabajando en red somos más fuertes

La unión hace la fuerza, una obviedad que, a menudo, olvidamos. Me gusta recordar éste vídeo: el pez grande no siempre se come al chico, es mas, si el pez chico se organiza puede poner en serios apuros al grande.

¿Cual es la solución? El trabajo en red. Cuando dirigía iBit publicamos Pimes en Xarxa (Pymes en Red) en cuyo prólogo el catedrático Antoni Riera, director del “Centre de Recerca Econòmica” decía que:

“…l’èxit del teixit empresarial dependrà de la capacitat de les unitats que l’integren d’impulsar la formació de xarxes denses, tant formals com informals…”

La intención, en aquellos momento, era poner éste tema en “la Agenda”, introducir el concepto, hablar del tema… Creo que hoy es más necesario que nunca ponerse manos a la obra, cambiar de mentalidad, cambiar el chip y, por qué no, pensar en grande. Por pequeños que seamos podemos hacer piezas de un gran castillo. Solos, aislados, sin cooperar ni colaborar tenemos muchas posibilidades de desaparecer. El futuro es colaborativo. Y no, no es aquello de “cabeza de ratón o cola de león”, no se funciona ni se mide bajo esos parámetros. Se trata de “ser o no ser”.

¿Tienen tus datos el don de la ubicuidad?

Tenia toda la información de la empresa en el portátil y se le fastidió el disco duro… Tenía los contactos en el  móvil pero cambió de móvil y se quedó sin contactos… Necesitaba consultar unos datos pero estaban en el ordenador del trabajo… ¿te suenan esos arquetipos?

No pasa nada, son mentes analógicas que dejan pasar las oportunidades que nos ofrece el mundo digital. Y tu, ¿eres uno de ellos?.

¿Para qué pasear un pen-drive que puedes perder o romper? ¿para qué comprar licencias de software que se te quedarán obsoletas? ¿para qué fabricarte software a medida si puedes acceder al de tu talla más barato?

Evidentemente son opciones. Yo ya estoy en la nube, y tu, ¿a qué esperas?

P.D.: Con el post a medias me he encontrado con este apunte donde Eduardo Sánchez Rojo explica muy bien lo que quiero decir. El dibujo se lo he tomado prestado.

¿enREDados?

Pues sí, y cuanto antes lo asumas, mejor. Vivimos en sociedad, no aislados y la organización social no es más que una red. No se trata de que te guste o no. Puedes mantenerte al margen perdiendo oportunidades, será tu elección pero si decides simplemente vivir la vida no olvides que también tienes vida digital.

Sintentizo: habla y escucha en Facebook, Twitter y Linkedin. ¿No lo pillas? Hablemos.