Formador Artesano

La formación no es una mercancía, aprender no es comprarse un libro. Estamos hablando de personas. ¿Te forman o aprendes?. ¿Formación “presencial” es estar “de cuerpo presente”? ¿presentarse al curso? ¿eLearning es lo mismo pero con una máquina?

Creo que hay que marcar la diferencia. Vamos a marcar la diferencia: pongamos el foco en el aprendizaje. Tiempo tendremos de hablar aquí del tema; aquí y en la web de un nuevo proyecto que verá la luz después del verano. Mientras tanto quería centrarme en el concepto “artesano”. Dice el Diccionario que artesano es quien hace por su cuenta objetos de uso doméstico imprimiéndoles un sello personal, a diferencia del obrero fabril.

Pues eso, vamos a dejar de lado los cursos industriales, prefabricados, que valen para un roto y un descosido y nos vamos a centrar en el aprendizaje, en las personas. Cada persona, cada empresa son diferentes y con necesidades diferentes, por tanto, formación a medida.

Seguiremos hablando del tema. El concepto no es nuevo, está inspirado en la Red de Consultoría Artesana y, al usarlo me he dado cuenta de que Amalio Rey se me adelantó 😉 por tanto, Amalio, RT, +1 🙂

Foto de amaianos en Flickr

Emprender hasta en la sopa como Warhol

#Emprendedores #Emprendeduría #Emprendimiento #Emprendizaje… y todos los “empren” que se te ocurran. Un añorado amigo decía, hablando de software turístico, que cuando alguien no sabe lo que hace, dice que está haciendo “Business Intelligence. Algo parecido pasa con los emprendedores: cuando no sabemos cómo crear empleo pasamos la pelota a los “empleados” instandoles a hacerse emprendedores.

Mentalidad parecida se aplica cuando se considera al autónomo como algo excepcional, como si por ley natural debiéramos ser dependientes cumplida la mayoría de edad.

El lenguaje es maravilloso y el papel lo aguanta todo pero no, no nos iremos por los cerros de los filósofos del lenguaje que nos ayudarían a deconstruir el emprendimiento; tampoco entraremos en la cocina de Ferran Adrià. Nos limitaremos a reivindicar la actitud, la cultura, la acción emprendedora como algo inerente a las personas con sangre en las venas.

No nos haremos la pregunta retórica de si el emprendedor nace o se hace, tampoco haremos la gracia de “por qué lo llaman emprendedor cuando quieren decir empresario”… Más simple: reivindicamos el emprendimiento como algo consustancial a la existencia humana: tenemos ruedas porque alguien emprendió, tenemos ordenadores porque alguien emprendió. Quedarse quieto es empezar a morirse.

Vale…, tampoco haremos moralina melodramática. Simplemente una idea:

El emprendimiento es transversal. Emprende el que no se queda quieto ante un problema, emprende también el que piensa que las cosas podrían ser de otra manera y lo pone en práctica. Emprendedor no sólo es el que monta una start-up de éxito o el joven empresario innovador; emprendedor es el que organiza un equipo de futbito con los chavales del barrio o quien mejora la gestión de la cocina del restaurante. Emprendedor es el que mejora las cosas.

Obviaremos matices de si lo hace solo o en equipo, si es emprendedor social o especulativo, si es intraemprendedor…  Ha sido el emprendimiento el que ha mejorado las cosas y, si queremos vivir mejor necesitamos emprender más. Ergo, cultura emprendedora que no se debe confundir con poner una asignatura de “educación para el emprendimiento” en las escuelas. Otra maría.

El emprendimiento es una actitud. Y las actitudes se pueden trabajar y potenciar. También una aptitud, trabajable y potenciable. Manos a la obra en potenciar actitudes y aptitudes emprendedoras en todos los ámbitos empresariales, sociales y, porque no, privados.

Emprender hasta en la sopa como Warholhaciendo de la sopa, y del emprendimiento, una obra de arte.

– La imagen es de Wikipedia linkada siguiendo sus criterios de cita, uso justo y legítimo.

Trabajando en red somos más fuertes

La unión hace la fuerza, una obviedad que, a menudo, olvidamos. Me gusta recordar éste vídeo: el pez grande no siempre se come al chico, es mas, si el pez chico se organiza puede poner en serios apuros al grande.

¿Cual es la solución? El trabajo en red. Cuando dirigía iBit publicamos Pimes en Xarxa (Pymes en Red) en cuyo prólogo el catedrático Antoni Riera, director del “Centre de Recerca Econòmica” decía que:

“…l’èxit del teixit empresarial dependrà de la capacitat de les unitats que l’integren d’impulsar la formació de xarxes denses, tant formals com informals…”

La intención, en aquellos momento, era poner éste tema en “la Agenda”, introducir el concepto, hablar del tema… Creo que hoy es más necesario que nunca ponerse manos a la obra, cambiar de mentalidad, cambiar el chip y, por qué no, pensar en grande. Por pequeños que seamos podemos hacer piezas de un gran castillo. Solos, aislados, sin cooperar ni colaborar tenemos muchas posibilidades de desaparecer. El futuro es colaborativo. Y no, no es aquello de “cabeza de ratón o cola de león”, no se funciona ni se mide bajo esos parámetros. Se trata de “ser o no ser”.

Emprender con “el hombre del tiempo”

  

Antes de cualquier viaje el comandante de la nave consulta el parte metereológico, ¿antes  de cualquier emprendimiento el comandante de la empresa consulta el “parte socioeconómico”?. Es decir, ¿vamos a ojo? ¿sin mapa? ¿sin previsiones de turbulencias?.

No está de más saber en qué contexto nos movemos, disponer de un cuadro de indicadores que nos permita saber por dónde van los tiros. Análisis sistemáticos y estructurados que nos ayuden a tomar decisiones.

La intuición puede ser buena consejera pero no está de más documentarla. Podemos pensar qué dice-piensa-hace la gente o intentar concretarlo. El otro día hablábamos del INEcomo fuente documental. Es un punto de partida, básico, pero hay más. Por ejemplo estan los informes de coyuntura económica: Banco de España, Cámaras de Comercio, Cajas de Ahorros,…

Una pequeña selección:

No está de más, antes de emprender, echarles un ojo. Y eso es solo una parte; hay mil variables (tendencias, indicadores sectoriales, variables geográficas,…) pero por algo se empieza.

La IMAGEN es de Wikipedia.