Tiempo para la punta fina…

Hay momentos de extroversión y momentos de introversión, de presencia y de ausencia. Hemos llegado al post número 50 de un blog que nació de mi necesidad de pensar en voz alta, de exponer, organizar y sistematizar ideas, grillos que pululaban entre mis neuronas.

Dije que empezaba a montar una empresa. Estoy en ello. Montar una empresa es fácil. Sí, ya sé aquello de que en España es más difícil que en no sé cuantos países europeos pero bueno, ese no es el caso; mi caso. Pasa que cuando yo hablo de montar una empresa no me refiero a la parte administrativa, eso es lo fácil.

Lo difícil es conseguir clientes y que te paguen: la viabilidad de la empresa. Estoy en ello y precisamente por ello después de 50 posts de extrospeción llega el tiempo de la introspección, de trabajar de puertas a dentro, es momento de cocina para poder presentar en un breve futuro suculentos platos apetecibles y, sobre todo, comerciales 😉

No, no estoy diciendo que esto se acaba, simplemente que funcionará de otra manera. Hasta ahora han sido brochazos, llegó el tiempo de la punta fina que, traducido, significa que, por ahora, no habrá, como antes un post de lunes a viernes a las ocho de la mañana. Reduciremos en intensidad pero intentaremos aumentar en calidad.

Gracias por leernos 😉

La imagen, en wikipedia, de Vladimir Mitskevich.

Anuncios

Emprender con método.

No, no podemos montar una empresa a ojo. No podemos improvisar, tirarnos a la piscina sin más. Hay que saber si el agua está fría, caliente o, al menos, si la hay. Puede que funcione pero lo más probable es el batacazo.

Necesitamos un método, una metodología de emprendimiento, una hoja de ruta que deje muy claro a dónde vamos y cómo pensamos llegar hasta allí. Y si estamos en las condiciones físicas y mentales para hacerlo…. No, no es un tema baladí. Si no nos conocemos a nosotros mismos, si no analizamos nuestras características podemos acabar metidos en un fregado del que nos puede ser muy complicado salir. Si montas una empresa, cerrarla no es como el que se despide de un trabajo: quince días y adiós muy buenas.

Por tanto, antes de emprender hay que pensárselo y, si se decide emprender hay que pensarlo. Emprender es cuestión de actitud y de aptitud. Aquí tienes una aproximación a las aptitudes y aquí un test para medir tus actitudes. No te lo tomes al pie de la letra pero alguna idea te dará de por donde van los tiros, tus tiros.

En ese proceso de decisión, quizá, podemos ayudarte 😉

La imagen es de nervousbreakdown en Flickr.

Formación

“Educar no es llenar un vaso, es encender un fuego”.   Aristófanes.

En un mundo en crisis sobrevivirán los que mejor se adapten, los más competentes para el cambio. ¿De eso se va la formación no? De ayudar a las personas a adquirir y desarrollar competencias para aplicarlas en un contexto determinado.

Hay teorías, aprendizaje invisible, conectivismo… y hay herramientas (más allá de Moodle). Nos interesan las competencias: antes no sabia/podía/tenia y ahora sí.

Hablamos de educación a lo largo de toda la vida…. Bueno pues eso hay que organizarlo, ¿no? Esa va a ser una de nuestra líneas de trabajo.

IMAGEN: WIKIPEDIA.

Empiezo a montar una empresa

Después de un breve período sabático ha llegado el momento de decir “despegue inmediato“. Venciendo la tentación de ponerle épica a la situación simplemente te diré que:

  1. Siempre pensé que quería montar una empresa
  2. Nunca pensé que lo haría en medio de una crisis como la actual

Empiezo, ahora mismo, a trazar la hoja de ruta y te lo cuento por aquello de las sinergias, ya sabes…. De entrada las keywords con las que trabajo son, por orden alfabético:

  1. Cloud
  2. Creatividad
  3. Formación
  4. Innovación
  5. Internet
  6. Low cost
  7. Open
  8. RSC
  9. Smart Cities
  10. Transparencia

Este es el punto de partida y, como dijo el poeta, se hace camino al andar… Ya te iré contando 😉

FOTO: http://www.fondosdepantalla.biz/wallpaper/Carretera-en-el-Desierto/


Hola 2012

La resiliencia está de moda. Nos lo recuerda Miquel Rodríguez, consultor artesano, en sus buenos deseos para el 12. Es cierto que vienen tiempos duros, pero vamos a plantarles cara, ¿no?.

Frente a la resignación del “todo está muy mal”, el derrotismo de “el año que viene será peor” y el fatalismo de “estamos en manos de los mercados” hay resquicios de esperanza libertad.

Pienso que el futuro está en nosotros mismos, en nuestra actitud más que en nuestra aptitud, que también pero seguro que sin la primera no vamos a ninguna parte.

Es una crisis sistémica, entre otras muchas cosas. Muy bien ya tenemos el diagnóstico, sólo nos falta actuar; eso sí, al margen del pueril “Piove, porco governo“.

Éste es mi planteamiento para el 2012: hay futuro y está en nuestras manos.

IMAGEN: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Watchmen_Smiley.svg