Formación para el empleo

 Las cosas, nos guste o no, son como son y no como nos gustaría que fuesen. Por ejemplo, la treintaiseisava Reforma Laboral es un indicador de la imprescindible competitividad en el mundo laboral. Ante esta situación ¿qué hacer?. Muy sencillo, formarse. Es aquello de Darwin: los más adaptables.

Es una obviedad que nuestro proceso formativo no acaba cuando dejamos la escuela. Lo que pasa es que, a veces, las obviedades, por obvias, se obvian. Se olvidan. Hablamos de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la propia Reforma Laboral habla de la Formación, hay acciones del Estado y los agentes sociales en pro de la formación para el empleo

El derecho a la educación tiene en la formación profesional una vertiente de significación individual y social creciente. La cualificación profesional que proporciona esta formación sirve tanto a los fines de la elevación y nivel de la calidad de vida de las personas como a los de la cohesión económica y social y del fomento del empleo

Y tú, te has plantado dónde quedas en todo ésto. ¿Qué papel juegas y qué papel vas a jugar? ¿Qué prefieres, prevenir o curar? Tu decides.

La IMAGEN es una caricatura de Darwin en Wikipedia.

Emprender con “el hombre del tiempo”

  

Antes de cualquier viaje el comandante de la nave consulta el parte metereológico, ¿antes  de cualquier emprendimiento el comandante de la empresa consulta el “parte socioeconómico”?. Es decir, ¿vamos a ojo? ¿sin mapa? ¿sin previsiones de turbulencias?.

No está de más saber en qué contexto nos movemos, disponer de un cuadro de indicadores que nos permita saber por dónde van los tiros. Análisis sistemáticos y estructurados que nos ayuden a tomar decisiones.

La intuición puede ser buena consejera pero no está de más documentarla. Podemos pensar qué dice-piensa-hace la gente o intentar concretarlo. El otro día hablábamos del INEcomo fuente documental. Es un punto de partida, básico, pero hay más. Por ejemplo estan los informes de coyuntura económica: Banco de España, Cámaras de Comercio, Cajas de Ahorros,…

Una pequeña selección:

No está de más, antes de emprender, echarles un ojo. Y eso es solo una parte; hay mil variables (tendencias, indicadores sectoriales, variables geográficas,…) pero por algo se empieza.

La IMAGEN es de Wikipedia.

Es que la gente dice…

…es que la gente piensa. Sí, vale, la gente dice y piensa pero ¿les has preguntado a todos?. Hablábamos antes de emprender con método. Bueno pues el método empieza por el diagnóstico, al análisis que se realiza para determinar cualquier situación y cuáles son las tendencias. Sin apasionamientos, sin ideas preconcebidas: los datos.

Puede haber también análisis cualitativos pero de entrada parece razonable empezar “contando” la realidad: uno, dos, tres, cuatro…. Empezar, quizá por el Instituto Nacional de Estadística donde puedes encontrar un sinfín de datos e incluso, viendo su seriación, intuir tendencias. ¿te ayudamos?.

Transparencia

¿Existe el “lado oscuro“? Me temo que sí. ¿Antídoto? Transparencia y trazabilidad, es decir, poner luz, iluminar, que se vean las cosas para que cada uno pueda formarse su opinión porque, evidentemente, todo es discutible, matizable.

De vez en cuando saltan, llamémosle “escándalos”, o “escandalillos”, según se mire, sobre tal o cual actuación, ya sea alimentaria, de gestión de lo público -o de lo privado-, de inconfesable mano de obra…

Sí, hay códigos éticos, deontológicos… o simples sellos de calidad, certificación de procesos, pero está claro que no basta. Ahora con Internet todo es más plano, más transparente. Quizá convendría ver ahí una oportunidad y organizar esa transparencia.

Para “lo público” está Transparencia Internacional, con mucho camino por recorrer. En lo privado hay distintas opciones, ya las hemos comentado, que pueden sintetizarse en “como consumidor quiero saber lo que me voy a encontrar”. Ahí está todo casi todo por hacer. Hay loables iniciativas, como la campaña “Ropa Limpia” que nos ayuda a conocer la procedencia de la ropa que usamos… Es nuestro poder como consumidores. En iBit hicimos algún intento con SECOVIB o GestOli

Hace unos días hablábamos aquí de Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa. Bueno pues, en esa misma línea hablamos de transparencia y de trazabilidad. En un entorno en el que cada vez será más difícil competir en precio sí que podemos competir en otros tangibles/intangibles como son el proceso de fabricación o la calidad. Si no tenemos nada que esconder, actuemos a la luz del día. En lo público es un derecho de los contribuyentes y en lo privado es una “deferencia” a los consumidores que seguro tendrá efectos positivos en nuestra cuenta de resultados.

Este post -vendrán más- son sólo unos breves brochazos sobre el concepto y el contexto. Existe la idea, se han hecho pinitos, hace falta empujar. Ahí vamos a estar.

FOTO de Osvillegas en Flickr.

Internet

Internet no es el futuro, Internet es el presente. Un presente ignorado todavía por personas y organizaciones. En España una de cada tres personas no es usuaria frecuente de Internet y tres de cada diez empresas no tienen ordenador (1).

No cantaremos aquí las bondades de Internet, simplemente pensamos que quien no lo utiliza pierde oportunidades. Es decisión de cada cual, simplemente nosotros podemos ayudar a personas y organizaciones -empresas, instituciones, asociaciones- a hacer un uso eficiente.

Pensamos que las personas pueden y deben adquirir competencias básicas, ser capaces de sacarle todo el jugo al ordenador, igual que tienen que hacerlo las empresas. Hoy en día ya no basta tener un ordenador, ni tener una página web; lo que importa es el uso que somos capaces de hacer de él. Si somos una empresa, ¿usamos Internet para vender, razón de ser de una empresa?. Y nosotros, como usuarios, ¿le sacamos partido o nos conformamos con el aeioú?

Cada uno de nosotros decide, pero hay trenes que sólo pasan una vez y el último que llega muchas veces tiene que quedarse de pie.

(1) Los datos son del INE, los últimos disponibles, y se pueden consultar aquí las personas y aquí las empresas. El INE entiende por usuarios frecuentes “los que se conectan a la Red a diario o al menos una  vez por semana”. Los datos referidos a empresas, en este caso, son de empresas de menos de diez trabajadores; la inmensa mayoría en España.

El Estado como dinamizador de la economía.

Silicon Valey se convirtió en un medio de innovación por la convergencia en este sitio del nuevo conocimiento tecnológico: de un gran mercado de expertos ingenieros y científicos de las principales universidades de la zona; de finaciamiento generoso y de un mercado asegurado por parte del Departamento de Defensa; del desarrollo de una eficaz red de sociedades de capital riesgo y, en la primera etapa, del liderazgo institucional de la Universidad de Stanford. (pàg. 95)

El Estado, no el empresario innovador en su garaje, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo, fue el iniciador de la revolución de la tecnología de la información. (pàg. 102)

Sigue leyendo